DAR MARCHA ATRÁS AL INCREMENTO DE LOS COMBUSTIBLES: VÍCTOR BÁEZ

*Los municipios requieren de nuevos mecanismos de coordinación fiscal para que tengan la facultad jurídica de recaudar, asegura el vocero de la Coordinadora Nacional de Autoridades Locales.

Morelia, Mich., a 7 de febrero de 2017.- El presidente municipal, Víctor Manuel Báez Ceja, aseguró que ante la actual crisis económica para las autoridades municipales de izquierda del país es una exigencia dar marcha atrás al incremento en el precio de los combustibles y ajustar el presupuesto a una “verdadera política” de austeridad.

En conferencia de prensa, el también integrante de la presidencia colectiva de la Coordinadora Nacional de Autoridades Locales (CNAL), arguyó que también se requiere abrir -entre los gobiernos municipales y estatales- un foro para la redefinición de los mecanismos de coordinación fiscal en el que se debatan propuestas como “la que nosotros hemos hecho de transferir a los municipios la facultad jurídica de recaudar el 1 por ciento de los 16 puntos porcentuales que se cobran de IVA”.

Apuntó que aún no terminan de sentirse los efectos que han dejado sobre la economía del país y de las familias mexicanas el incremento en los precios de los combustibles y ya priva la incertidumbre sobre nuevas alzas en la gasolina, así como en otros energéticos. Y, no obstante que la autoridad hacendaria dio marcha atrás a la decisión de otro “gasolinazo” el pasado 4 de febrero, esto al parecer solo significa la postergación de la misma dado que la fórmula para la determinación del precio del hidrocarburo ya está puesta en marcha y solo se trata de días para que reajuste el costo.

Describió que aunado a los efectos lamentables que la decisión acarrea sobre el costo de la vida y de los bienes y servicios básicos, para los gobiernos locales se trata de un nuevo golpe a las ya de por sí lastimadas finanzas municipales. Y es que las capacidades económicas de los municipios -dijo-, están mermadas por un “mecanismo de coordinación fiscal caduco”, así como por una economía con un magro crecimiento que pone tope a las capacidades de cobro de impuestos y, en consecuencia, al monto de la recaudación federal participable, que es la bolsa de recursos que la federación reparte a los gobiernos municipales.

Se debe agregar a este contexto los recortes presupuestales programados para este año a los recursos del ramo 023 por el orden de los 40 mil millones de pesos, los cuales impactarán en las capacidades de los ayuntamientos para realizar pavimentaciones y obras hidráulicas. Pero, además, “el nuevo golpe del incremento de las gasolinas traerá fuertes consecuencias en los presupuestos estimados por los ayuntamientos para su gasto corriente y la inestabilidad que supone en el corto plazo los constantes ajustes del precio de dichos combustibles”.

Finalmente, sostuvo que los municipios son los que más tendrán comprometidas sus capacidades de operación, mientras que de parte de la Federación y de los Poderes de la Unión, así como de los organismos descentralizados, no se asoma ningún atisbo de austeridad; “lejos de ello a fin de año acudimos a una danza de suculentos bonos repartidos entre la alta burocracia”.

Comentarios

comentarios